18 enero 2010

Despidiendo a The Wire

Escribir sobre el final de una serie siempre me cuesta mucho. O lo hago en el momento, o dejo pasar los días. En este caso ha sido esto último.

Hace unos días que terminé la 5ª y última temporada de The Wire y apenas he podido comentar nada sobre ella. A mi las series que me llenan, lógicamente después me dejan un vacío, y con ésta me ha pasado justamente eso. Al momento de terminarla, no hice otra cosa que buscar una sustituta, algo que me llenara, que me hiciera no pensar mucho, que no bajara la intensidad y la adrenalina revolucionada que me había dejado la peña de Baltimore, cuesta, cuesta mucho...



Esta entrada contiene Spoilers, y de los buenos...

Hace muy poquitos días os comentaba como iban mis andanzas con la serie, lo atrapada que me tenía, si a eso le sumamos que son temporadas cortas y tremendamente adictivas, ahí está el resultado de lo poco que me ha durado. En menos de un mes he acabado con ella. Si la 3ª temporada fue la que me ganó del todo, y la que contiene el capítulo que me hizo mantener la boca abierta como minuto y medio (o más...), la 4ª y la 5ª no se han quedado atrás, sobretodo la última, que ha sido como una droga imposible de abandonar hasta su final.

La 4ª Temporada fue diferente, pero en la línea de The Wire y de nuevo, puro vicio, nuevos personajes y un McNulty irreconocible. Esos niños apuntaban maneras, como ver un alucinante making off de como llegar a ser un Stringer Bell o un Marlo Stanfield. Nos adentran también en los problemas del sistema educativo, en las movidas políticas y nos lo dejan todo genialmente preparado y avisándonos de que nos espera una última temporada de infarto, pero de los guapos... Y allí que te encuentras de repente.



Y menuda 5ª Temporada, las cosas que se te pasan por la cabeza cuando están metida plenamente en sus tramas, tu cabeza da vueltas y más vueltas, lo vives, imaginas, haces conjeturas, pasas nervios, tensión, quieres matar a uno tú misma, que se salve otro por favor y por favor... todo esto consigue transmitirte. En esta temporada entra también en escena la prensa, los medios de comunicación, y con ello ya estamos todos para liarla...

La despedida, toda la temporada, fue perfecta. Destacar cosas, veamos... La liada de McNulty, qué puedo decir... a sus pies. Marlo, esperaba su muerte con fervor, quería venganza y ahora explicaré porqué, pero cuando "cede su corona" y vemos que es incapaz de dejar la calles, metiendo mano directamente, se me pusieron los pelos de punta. Michael, agüitaaaa con "Omar2", inmenso el chavalote, que ya se presagiaba su destino desde que dijo "hola". Y...



Y... dejo para el final a mi número 1. Omar Little, lo más grande que ha pasado por ahí. Desde que lo vi aparecer y hasta el final. He pasado las 5 temporadas buscándole, disfrutando cada una de sus escenas, admirándole cada vez más. Su sóla presencia inunda la pantalla.

Nadie como él ha hecho más amena una simple salida al súper para comprar unos cereales...



Porque así es él, grande y único como su abrigo. Su final era de cajón, me tuvo sufriendo toda la serie, la verdad, y ya en la 5ªT fue cuando le contaba los minutos. Los más grandes, no se porqué, deben dejar un recuerdo en el aire, pero éste debió invadir el universo entero.

No me gustó la forma en la que ocurrió, lo sieeeennnto, pero no. Tuvo su toque que fuera un niño el que acabara con él, claro que si, pero me quedé con las ganas de ver ese cara a cara, un Omar vs Marlo, ese es mi único "pero". Pero si lo que pretendían era dejar al espectador loco perdido con la escena de su muerte, enhorabuena, porque lo consiguieron. Ni de broma lo esperé, tuve que darle a la pausa y volver hacia atrás, no me lo creía... "¿así?, ¿de esa manera?, ¿así acababa todo?". Me descolocó. Las veces que esta serie ha conseguido dejarme así de flipada son innumerables. Cuando al final del capítulo hasta los forenses se equivocan al etiquetarle, ya fue la traca. Grande hasta el final, y en mi recuerdo para siempre.

Esta escena, en mi santísima vida la podré olvidar:



No, no evangelizaremos, no soy de hacerlo, pero ¿aconsejarla?: Siempre. Porque yo agradezco muy mucho que me la aconsejaran de forma tan acertada, perderme esto hubiera sido eso, imperdonable.

7 comentarios:

Moltisanti dijo...

Impresionante hasta decir basta. No, no me estoy refiriendo en este caso a The Wire sino a tu entrada. Me encanta que hagas las entradas tan personales, tan repletas de sentimientos y más con una serie como The Wire que es todo eso en estado puro.

Los vídeos no podías haberlos elegido mejor (la escena de los cereales es mítica pero la otra ya...). Compartimos "el capítulo", el 3x11, y todo. No sé que más decirte, The Wire es una serie 10 y tu te has marcado una entrada de 11.

Me ha hecho gracia el final y lo de la evangelización, después de leerte creo que no hacía falta ni que la recomendaras literalmente, queda claro que te ha marcado, encantado y maravillado... y no puedo estar más contento por ello.

PD: Una cosilla, pon el aviso de spoilers para el tema Omar, porque se te ha escapado un spoilerazo aunque como has dicho, desde el principio sabías que ese momento llegaría aunque nunca llegarías a imaginarte que sería así ;)

Noa dijo...

Aaay, que se me pasó poner el cartelón! Solucionado.

Molti, qué te voy a contar que tú no sepas... Nunca me cansaré de aconsejarla, ni de darte a ti las gracias por animarme tanto a verla (más un larguísimo etc...)

satrian dijo...

La escena del Hermano Mouzone es increible, la serie te proporciona un anticlimax detrás de otro, pero si el de Stringer Bell fue duro, el de Omar dos veces más duro.
Y grandísima esa escena final en el puente, ese último capítulo lo he visto varias veces.

WATANABE dijo...

he tenido que leer tu entrada con mucho cuidado pues tengo la 5ª en espera (me da pena despedirme tan pronto.)La serie en un principio requiere un poco de esfuerzo por nuestra parte. Eso sí, una vez te adentras en ella es una autentica maravilla.

Kratos dijo...

Buff, que decir de The Wire, una obra maestra en todos los sentidos, una vez estas inmerso en Baltimore no puedes salir hasta finalizar la serie, a mi también me dejó un gran vacío, esta es de las que algún día hay que revisionar sí o sí.

Lorena Gil dijo...

Yo admiré The Wire, pero entiendo que es una serie muyyyy lenta. Es de lsa que aconsejo siempre pero que sabes que no todos podrán con ella.
Me pasa igual que a ti (sorpresaaa) con Omar. Ese duelo tan bien marcado cada dos por tres. ¿Cómo un asesino puede ser tan educado y justo? me encanta.
The Wire es eterna, es la vida más cruda llevada con maestría a la pequeña pantalla. Grandeeeee

Samuel dijo...

el domingo pasado yo tb terminé de verla y, joder, aun sigo en estado de shock, no me explico como una serie de televisión ha podido causarme un vacio existencial tan enorme jeje

The Wire es demasiado grande, tanto como la mismisima vida real

Publicar un comentario en la entrada

 

"El dormir es como un puente que va del hoy al mañana. Por debajo, como un sueño, pasa el agua, pasa el alma"
Template by: Abdul Munir