15 agosto 2007

Udyat (Udjat) EL OJO DE HORUS


El Ojo de Horus como ofrenda por excelencia

Como establece Hornung, el Ojo de Horus, al igual que Maat, encarna el "mundo feliz", el estado perfecto, el orden, lo imperturbado; Maat es el orden que rige y se encuentra en la base del mundo, pero este orden es perturbado y debe ser repuesto a su situación original; de la misma forma el Ojo de Horus ha sido dañado y una vez sanado es repuesto o reconstruído para "restituirlo a su pureza original".

En este sentido, las ofrendas de Maat entre las que se encuentran las escenas oferentes de Maat (estatuilla con la forma de la diosa que los reyes ofrendan) a determinados dioses por parte de los reyes y que son representadas en numerosos templos (ej: primer pilono del Ramesseum en el que Ramsés II ofrece Maat a Ptah) podrían relacionarse con la ofrenda por excelencia en la que se convirtió el Ojo de Horus, el Udyat, en cuanto a su finalidad: conseguir que la justicia y el orden permaneciesen o fuesen repuestas.

El Ojo de Horus como amuleto

La primera ocasión en que el Ojo Udyat se utilizó como amuleto fue cuando Horus utilizó uno para devolver la vida a Osiris.

Como amuleto gozó de gran importancia siendo considerado uno de los más poderosos: potenciaba la vista y la visión, contrarrestaba los efectos del mal de ojo, protege al difunto y sirve de remedio y protección contra las enfermedades oculares. Y es en el aspecto de protección del difunto cuando encontramos también referencias no sólo al regocijo de su ofrenda sino a la capacidad de convertirse el propio difunto en el mismo Ojo de Horus con la finalidad de conseguir el poder de inspirar miedo en otros, el fiero Ojo de Horus que protege al difunto. (Textos de los Sarcófagos: Encantamiento 316; ver "infra").

El Ojo de Horus y los mitos solares y lunares (u osiriacos)

Se considera a la luna en muchos textos como uno de los ojos de Horus, en concreto el ojo izquierdo; en el Libro de los Muertos, Capítulo 17 se hace referencia a "el ojo derecho de Ra" (ver "infra"). El motivo es que la luna al menguar representa el ojo de Horus dañado por Set y que posteriormente es recuperado por Horus, lo que se asimila a su crecida y al propio significado de Udyat: "lo que está completo", al mismo tiempo que hace referencia a la reconstrucción que llevó a cabo Tot del ojo de Horus, tras su sanación.

Dada la relación del Ojo de Horus con la luna, los eclipses también encuentran su lugar en esta concepción y, de esta forma, los eclipses eran interpretados como el Ojo de Horus enfermo de gravedad. (Capítulo 80 del Libro de los Muertos: ver "infra").

Por contra, el ojo derecho de Horus se relacionaba con el sol.

Además, las contiendas entre Horus y Set son relacionadas con las tormentas y así encontramos referencias a ellas cuando se menciona a Set y al Ojo de Horus. como por ejemplo en los Textos de las Pirámides, Declaración 258 y en los Textos de los Sarcófagos: Encantamiento 681. (Ver ambos "infra").

El Ojo de Horus en la sucesión real y coronación del Rey

Un rollo de papiro relacionado con la subida al trono de Sesotris I versa sobre la práctica de la sucesión. El rollo mide 2,15 x 0,25 m. y está cubierto por 139 columnas en hierático. Al pie de las columnas hay varias escenas que muestran parte de las acciones descritas en el texto. En las escenas 9 a 18 se hace mención a las contiendas entre Horus y Set, surgiendo Geb como pacificadora conminando a ambos a olvidar el conflicto:

"Sucedió que hubo una lucha.
Esto significa que Horus lucha con Set.
Geb dice a Horus y Set: <<¡Olvidad!>>.
Horus dice a los Hijos de Horus:
<>. (*1)
Notas:
(*1) Conflicto entre los Hijos de Horus y los seguidores de Set.
En este mismo texto, y mediante juegos de palabras a los siguientes objetos se les llama Ojo de Horus: Aceite, vino, pintura de ojos, incienso, uvas, porcelana, tejidos, cornalina, las dos plumas del rey, dos placas con mandriles, la diadema, los estandartes del halcón, una mesa de comida o la barca del rey.

En las escenas 26 a 32, en las que se representa la coronación del rey, se narra cómo se llevan ante el Rey dos cetros y dos plumas, éstas últimas adornarán su cabeza. Con ello se está de nuevo haciendo referencia al conflicto de Horus y Set y, de esta forma, los cetros equivalen a los testículos que Set perdió en su lucha con Horus siendo por este motivo por el que Tot aconseja a Horus (el Rey) que se incorpore estos testículos para acrecentar su poder.

Pero también en otros textos el Ojo de Horus es identificado con otros elementos y uno de los ejemplos más claros es cuando a la corona se le llama Ojo de Horus. La diosa de la corona es el Ojo de Horus y, por tanto se podría decir que ha nacido del rey, que es Horus, lo cual puede apreciarse en los Textos de las Pirámides de Unas: "Horus ha crecido y toma posesión de su Ojo".

Como vemos, el Ojo de Horus se encuentra estrechamente relacionado al misterio de la sucesión y así Henri Frankfort interpreta los siguientes motivos:

"En el mito, Horus, nacido después que Set matase a Osiris, había crecido para vengar a su padre y vencer a Set. Nuestra obra (la de la coronación de Sesostris I) proclama que este cambio de suerte para la casa de Osiris se repite de nuevo en la coronación. El rey que se prepara para ser coronado es Horus, ya adulto y dispuesto a encargarse del reino que es su herencia legítima. Cualquier daño que haya podido sufrir queda reparado. En el mito, Set hirió o robó su ojo, pero fue recuperado, y con ello Horus recobra toda su fuerza. Por eso el Ojo se convierte en el símbolo de todo poder y virtud.

Es el "Ojo de Horus" lo que capacita al hijo para revivir a su padre muerto en la Otra Vida. Y el símbolo y asiento del poder real, el ureus de la corona, se le llama el Ojo de Horus. En esta escena (la número 8) de la obra se dice que Horus ha tomado posesión de su Ojo para indicar la plenitud de su poder".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

"El dormir es como un puente que va del hoy al mañana. Por debajo, como un sueño, pasa el agua, pasa el alma"
Template by: Abdul Munir